25 - Estudio sobre el Espíritu Santo

Versión para ImprimirVersión para Imprimir

Capítulo 25:

ADICIÓN SOBRE HECHOS 19:1-7

INTRODUCCIÓN

Este pasaje ha sido un campo de batalla de controversia. Dos errores mayores han sido basados en esta porción de la Biblia.

  1. Dicen que el bautismo de Juan no fue válido para aquella dispensación, entonces estos hombres fueron bautizados de nuevo.
  2. Dicen que después de ser salvo, se debe buscar una segunda experiencia de gracia para recibir al Espíritu Santo.

I. INFORMACIÓN DE TRASFONDO

Para entender los versículos 1-7, hay que entender lo siguiente:

  1. En aquel entonces Juan el Bautista había estado muerto por más de veinte años.
  2. Efeso estaba lejos de Judea donde Juan cumplió su ministerio.
  3. Juan, mientras vivió, recibió su autoridad del cielo para bautizar (Juan 1:6; Marcos 11:30). Esta autoridad no fue transferida a sus discípulos. Cristo y sus apóstoles fueron bautizados por Juan, y fue Cristo quién dio la autoridad a sus discípulos para bautizar (Juan 4:1-2; Mateo 28:18-19).
  4. Algunos, que estuvieron bajo la extensa influencia de Juan no permanecieron para hacerse discípulos de Cristo. Estos hombres ignoraban sobre la venida del Espíritu (Hechos Capítulo 2) y otras grandes verdades.
  5. Algunos de estos hombres intentaron enseñar a otros durante muchos años aun cuando su propio entendimiento era limitado. Algunos, por su propia decisión, bautizaron como creyeron que Juan lo había hecho.

II. LA EXPOSICIÓN, VERSÍCULO POR VERSÍCULO

  1. Versículo 1: Pablo vino a la gran ciudad de Efeso. El empezó allí un ministerio que al final afectó a toda Asia Menor (versículo 10).
  2. Versículo 2: En Efeso, Pablo se encontró con ciertos hombres que habían sido mal enseñados y bautizados sin autoridad, por alguien que profesaba ser seguidor de Juan el bautista (¿Apolos?).
    1. Estos hombres obviamente nunca se habían encontrado con Juan porque no sabían del bautismo con el Espíritu y otras verdades que Juan predicaba (Mateo 3:11; Juan 1:26-30). Parece que Pablo notó que al encontrarse con ellos les faltaba algo. Su pregunta y la respuesta de ellos revelaron su ignorancia de:
      1. La persona del Espíritu Santo que mora en el corazón del creyente
      2. La señal del bautismo con el Espíritu predicho por Juan
    2. Esto ya había sido recibido por los creyentes judíos (Hechos, Capítulo 2), los creyentes samaritanos (Hechos, Capítulo 8), y los gentiles (Hechos, Capítulo 10).
    3. Los pentecostales, con su enseñanza en cuanto a "la segunda bendición", han pervertido lo que Pablo quería explicar. Cristo y Pablo enseñaron que el Espíritu es recibido a través de la fe (Juan 7:38-39; Gálatas 4:6). Los que están familiarizados con el idioma griego saben que la pregunta de Pablo indica que el Espíritu viene a morar en el momento en que nosotros creemos y no en algún tiempo después. Los dos verbos "recibisteis" y "creísteis" se refieren al mismo tiempo, porque dice: ¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis?
  3. Versículo 3: Todo bautismo es "con relación a" la doctrina y autoridad de alguien (1 Corintios 10:2). En el bautismo, estamos identificados con alguien y algún sistema de doctrina. Pablo, escuchando sus respuestas deficientes, les preguntó en cuál fueron bautizados. Ellos contestaron que se bautizaron según la autoridad y enseñanza de Juan. No estuvieron diciendo que fueron bautizados por Juan.
  4. Versículo 4: Pablo explicó entonces a estos hombres que habían sido mal informados. Ellos no supieron ni siquiera el propósito del bautismo de Juan y aparecieron como ignorantes de mucho o todo de lo relacionado con Cristo.
  5. Versículo 5: Pablo los bautizó otra vez, no "por ser inválido el bautismo de Juan", como afirman algunos, porque Cristo Jesús, la cabeza de la iglesia, recibió el bautismo de Juan. Los apóstoles tenían sólo el bautismo de Juan. La primera iglesia empezada por Cristo durante su ministerio terrenal estaba compuesta de personas que tenían sólo el bautismo de Juan, Ninguno de ellos fue bautizado otra vez (hablando de Cristo, sus apóstoles y los otros discípulos). Es cierto que la iglesia en aquel entonces estaba en un estado rudimentario. Sin embargo, no hay ninguna razón para rechazar el bautismo de Juan. Hacer esto es deshacer el bautismo de las iglesias verdaderas. Nuestro bautismo vino de Juan a través de Cristo. Los hombres en Efeso fueron bautizados de nuevo porque:
    1. Ellos habían sido bautizados por un administrador no autorizado.
    2. El bautismo es un hecho de obediencia a la verdad. Estos hombres no conocieron la verdad. Según el versículo 4, ellos no conocieron ni siquiera el propósito del bautismo de Juan.
  6. Versículos 6-7: Habían sido bautizados entonces por Pablo aquellos hombres que recibieron la señal del bautismo con el Espíritu. Recuerde que este bautismo fue una señal que comprobó que el Espíritu había venido a un grupo. Esto fue el último caso cuando un grupo en el libro de Hechos recibió esta señal. Fue dado a los doce hombres en Efeso para comprobar la veracidad de lo que Pablo les enseñaba. Ahora estos hombres realmente entendieron la misma verdad que Juan predicaba, siguieron al Mesías que Juan había predicado y recibieron el bautismo con el Espíritu que Juan había profetizado.

FIN


Índice